dilluns, 7 de maig de 2012

HUELGA SÍ O SÍ

Artículo que hoy se publicó en El Mundo de Castellón
 
Nunca una Huelga, como la que la semana que viene se iniciará en el ámbito educativo de nuestra Comunidad, estuvo tan justificada. Nunca fue tan necesaria social y laboralmente.
Desde el punto de vista social, debemos centrarnos en el brutal aumento de ratios que el ministro Wert ha impuesto y que la consellera Català, a diferencia... de lo que ha ocurrido en otras Comunidades, que se han rebelado, ha acatado dócilmente. Así, a partir del curso que viene, en la mayoría de aulas de la Comunidad Valenciana, tendremos a 30 alumnos en infantil y primaria, a 36 en la ESO, y a más de 40 en Bachillerato. Esto, lisa y llanamente, se traducirá en un mayor fracaso escolar. Y en este sentido, tenemos que recordar como a principios de los ochenta, con ratios parecidas a las que ahora se aplicarán, había un 50 % de abandono educativo temprano. De esta manera, el alumno o alumna que presente algún tipo de dificultad en su proceso de aprendizaje se quedará irremediablemente atrás; algo de lo que no sé si son conscientes muchos padres, pero que, sin duda, sucederá. Por ello, yo como padre, me rebelo. Por ello, yo, como padre, apoyo la Huelga, y califico de brutal atentado contra la Escuela Pública la medida de Wert acatada por Català.
Desde el punto de vista laboral, el aumento de ratios más el aumento de horas lectivas que han adoptado Conselleria y Ministerio, se traducirá en que en un IES de tipo medio pierdan su puesto de trabajo entre un 15 y un 20 % de su plantilla. Ello implicará que prácticamente la totalidad de los interinos de la Comunidad Valenciana, sometidos a un ERE sin indemnización, pierdan su puesto de trabajo. Ello implicará que no haya plazas apenas ni para Concurso de Traslados ni para Comisiones de Servicio. Ello implicará desplazamientos y supresiones de los funcionarios de carrera. Unamos a todo ello la rebaja salarial desde hace dos años de cerca de un 20 % de salarios y tendremos retrato casi completo. Es por ello por lo qué nunca una Huelga fue tan necesaria ni fue tan imprescindible secundarla y ganarla desde el punto de vista laboral.
Y he mencionado antes que tendremos el retrato casi completo, porque hay que añadir las constantes vejaciones y descalificaciones que ha sufrido el colectivo docente desde los ámbitos oficiales. Y porque hay que recordar que todo esto no contribuirá a nada más que a hacer más profunda la crisis, y a golpear a los parados y a los no parados, que verán como el salario indirecto y diferido que supone la Educación Pública, única garante de la igualdad de oportunidades de nuestros jóvenes, se resiente notablemente.
Finalizo con una frase que escuché recientemente: “agobiar al maestro y quitar el sosiego necesario al estudiante, es el paso previo a la quema de libros”. Pues eso. Por eso una Huelga nunca fue tan necesaria.

Miguel Ángel Cerdán